Déjame papi; más sin ti

—Cada uno de mis días sin ti son un sin vivir. Deja de reír papi, pensando que sigo con el mismo rollo, sabes de sobra lo que quiero decir; nunca dejaré de hacerlo. —En negro fuel, de blanco riguroso, en gris— te (…)
—¡SSHSSS!
—¿¡SSHSSS!? —Ni pestañeo, sin palabro—. Papi, te adoro.
—Sólo hoy, déjame aquí decirte: ¡Felicidad/es, papi! al igual qué (…) llore. —No es malo, llevo conmigo tu pañuelo; constantemente. Necesito sentirme niña —tu niña Lola— eternamente. Déjame leerte un poema de Miguel Martí i Pol, mientras escucho contigo a Manolo Caracol, como antaño; sin pretender molestarte, sólo hoy papi y también volver a decirte —gracias— (…)

Me cuesta imaginarte ausente para siempre.
Se me agolpan tantos recuerdos tuyos
que no dejan lugar a la tristeza
y, sin tenerte, te vivo intensamente.
No quiero hablarte con voz melancólica,
tu muerte no me quema las entrañas,
ni me angustia, ni me quita la alegría de vivir;
me duele saber que ya no podremos
compartir el pan o hacernos compañía;
pero en ese dolor hallo las fuerzas
para escribir estas palabras y recordarte.
Me empeño en crecer con más tesón que nunca
sabiendo que conmigo tú lo haces: proyectos,
ilusiones, deseos, alzan el vuelo
contigo y por ti, por muy lejos que de ti estén,
y contigo y por ti sueño cumplirlos.
Te me haces presente en las cosas pequeñas
y es en ellas que pienso en ti y te evoco,
seguro como nunca de que la única esperanza
de sobrevivir es amar con bastante fuerza
para transformar lo que hacemos en vida
y sostener la esperanza y la belleza.
Tú ya no estás y florecerán las rosas,
madurarán los trigos y quizás el viento
desvele las ocultas melodías;
tú ya no estás y ahora pasa el tiempo
entre el recuerdo tuyo que me arrulla,
y aquel empeño, que tan bien conoces,
en resistir cuando nada nos alienta.
Pienso en ti con ternura desde estas palabras
mientras con suavidad cae la tarde.
Todos los colores proclaman una vida nueva
que yo vivo, y en ti se me representa
vibrante y armoniosa de una extraña manera.
No volverás jamás, pero perduras
en las cosas y en mí de tal manera
que me cuesta imaginarte ausente para siempre.

— Loli Lopesino

Imagen: Loli Lopesino

Poema Martí i Pol

4 Respuestas a “Déjame papi; más sin ti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .