Hoy es el mañana que ayer tanto preocupaba

El pueblo que soporta una tiranía acaba por merecerla. Gabriel Alomar

Rajoy-elecciones-navidad

Según la RAE, tiranía

Del gr. τυραννία tyrannía.

1. f. Gobierno ejercido por un tirano.

2. f. Abuso o imposición en grado extraordinario de cualquier poder, fuerza o superioridad.

3. f. Dominio excesivo que un afecto o pasión ejerce sobre la voluntad.

Bien, en este caso, serían las dos primeras acepciones como mínimo, las que — categóricamente no preocuparían o/y ocuparían al individuo de la imagen superior; al contrario, y no solo a él […] Según plasma Salvador Sendra Perelló en: Eleccions a Nadal – Elecciones en Navidad [su reflexión no tiene desperdicio], “el PSOE se ha dado cuenta rápidamente de la necesidad de retrasar las elecciones hasta enero para poder tener algo que hacer. En el hipotético caso de realizarse en Navidad, incluso en diciembre, sería una catástrofe -otra- para el partido de Sánchez. En esas fechas, la gente no quiere escuchar miserias y, además, hay una falsa sensación de bienestar entre la población. Además, el conservadurismo familiar poco puede aportar a los partidos del cambio y mucho a los demás […]”.

De modo que, tirando lentamente del hilo, de geniales reflexiones compartidas, de sujetos e individuo, de putrefactos partidos, de masatiranía, etcétera, — llego a la fábula que dio origen a este escrito-lío fraguado a su término y como acostumbro. Debido precisamente a la ausencia de simpleza en mis letras, a reflexiones expuestas, a mi engorroso lenguaje y complejo conjunto del todo involuntario; no existe ventaja en nada de esto, lo aseguro, aunque así soy. Casi antagónica a Olivier Clerc, autor de la fábula, a su lenguaje simbólico apelando a manuales fáciles y asequible comprensión que facilitan mucho la transmisión de ideas. Como los cuentos populares, las alegorías de Platón… 

“La rana que no sabía que estaba hervida”…

En el interior de una cazuela llena de agua, nada tranquilamente una pequeña rana. Se enciende el fuego muy lento y comienza a calentar el agua. Al cabo de un rato el agua está tibia. A la rana esto le parece agradable, y sigue nadando muy a gusto. La temperatura del agua empieza a subir. Ahora el agua está caliente y sigue subiendo… Comienza a calentarse algo más y a la rana empieza a resultarle desagradable. Pero no se inquieta aunque el calor le produce algo de fatiga y somnolencia.
Ahora el agua está caliente de verdad, pero la rana se encuentra sin fuerzas, así que se limita a aguantar y no hace nada más. Así, la temperatura del agua sigue subiendo más y más, no de manera acelerada, hasta el momento en que la rana acaba hervida y muere sin haber realizado el menor esfuerzo para salir de la cazuela.
Si la hubiéramos sumergido de golpe en un recipiente con el agua a cincuenta grados, se habría puesto a salvo de un enérgico salto debido a la sensación de peligro.

“La rana que no sabía que estaba hervida”…  ¿plantearía cuestiones, incógnitas, dilemas, extrapolables a cualquier ámbito, ‘clases’, etcétera? — Por muy empalagosa, banal, idealista, incluso simplona… que pueda resultar, quizás ahí resida la simplicidad de la cuestión. Quien/es calienta/n la olla conocen la fábula, sin duda; así como las ranas, la gente, que [tan de manera acertada cita Perelló]. Las controversias habidas sobre la metáfora de “la rana hervida” sobre si su mensaje era cierto o no; es decir, si la rana se quedaba quieta mientras el agua se calentaba poco a poco, fue resuelta tras algunas controversias y experimentos científicos contradictorios, en 1988:

Si la velocidad de calentamiento de la temperatura del agua es menor de 0,02 º/minuto la rana se queda quieta y muere al final de la cocción. Mientras que a mayor velocidad la rana salta y escapa.

A una metáfora se le debe exigir que sea real lo que cuente […] Perdemos la capacidad de reaccionar ante el deterioro imperceptible y paulatino. Las peores y más nefastas enemigas — violaciones de la libertad individual, de la dignidad, de la integridad, la alegría de vivir… se suceden inexorablemente y lentamente desde/con la complicidad de ignorantes consentidas, las víctimas. — No existe nada más irreversible que la muerte. 

Carpe Diem

.

.

— Loli Lopesino

Anuncios

18 Respuestas a “Hoy es el mañana que ayer tanto preocupaba

  1. Pingback: Bitacoras.com·

    • Un día, Caín invitó a su hermano Abel a dar un paseo, y cuando los dos estaban ya en el campo, Caín atacó a su hermano Abel y lo mató. 9 Entonces el Señor le preguntó a Caín:

      —¿Dónde está tu hermano Abel?

      Y Caín contestó:

      —No lo sé. ¿Acaso es mi obligación cuidar de él?

      10 El Señor le dijo:

      —¿Por qué has hecho esto? La sangre de tu hermano, que has derramado en la tierra, me pide a gritos que yo haga justicia. 11 Por eso, quedarás maldito y expulsado de la tierra que se ha bebido la sangre de tu hermano, a quien tú mataste. 12 Aunque trabajes la tierra, no volverá a darte sus frutos. Andarás vagando por el mundo, sin poder descansar jamás.

      Le gusta a 4 personas

  2. ¿Por qué razón esta gente adinerada se muestra tan alarmada?
    Es difícil saberlo con la información de la que disponemos las personas “normales” de la calle.
    Quizás están preocupados porque estan viendo como un número creciente de personas en el mundo occidental, están siendo expulsadas de la clase media, hacia la pobreza y la desesperación.
    Quizás intuyen que la ira y la frustración está alcanzando niveles sin precedentes en muchos países. Alguno de ellos ya realizan manifestaciones públicas sobre ello.

    Le gusta a 5 personas

    • Buenas noches, literatoluuisrodriguez,

      ¿Luis? 😀

      Uhm, estupenda pregunta, solo que ¡ojalá tuviera/tuviéramos la respuesta! No, no siempre la mayoría tiene la razón, bien podemos remitirnos a los hechos, no cree ¿?

      Nos queda intentar seguir dudando, poniendo en cuestión si merece la pena tanta desdicha, y quizás, seguir creyendo que todo esto debe cambiar… — debe 😉

      Muchísimas gracias, un placer…

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s