La Opinión Pública – Walter Lippmann

WalterLippmanLaOpinionPublica

La Opinión Pública – Walter Lippmann, (1922-)

 

El libro de Walter Lippmann, La opinión pública, (1921), evidencia un análisis sobre los diferentes efectos que causan en la psicología humana: el control de masas, cómo podría ser modificada esta y además, ser utilizada para servir intereses.

Lippmann trató temas — tan importantes — como los estereotipos y/la conducta del ser humano, [los valores morales, las ideas preconcebidas, nuestro contexto socio-económico], o los medios de comunicación y su tremenda influencia [debido al control en la opinión pública]; por último, como a través de la manufactura del consenso, — la práctica de la democracia.

El profundo conocimiento de las personas y las masas, sus actitudes, necesidades y comportamiento es un arma de las élites en el poder para mantener “alejada a la masa de nuestras gargantas”.

Noam Chomsky, (1928-), activista estadunidense, filósofo y lingüista, explicó, e imagino sabréis, con diez estrategias de manipulación mediática, maneras en como gobiernos oligárquicos neoliberales se han dedicado y dedican a controlar y manipular a la sociedad — con el fin de obtener el dominio de las mayorías; a través de estrategias que promueven perspectivas restringidas y visiones limitadas que ‘anulan’ el pensamiento independiente y libre del pueblo.

  1. Distracción: se desvía la atención del público de los verdaderos problemas sociales y de las decisiones de las élites con la inundación de continuas distracciones noticiosas que los mantienen enajenados y al margen de la realidad (v.g. Televisa, TV Azteca).
  2. Crear problemas y luego crear soluciones: el sistema permite que se desenvuelva una situación prevista para que ésta sea mandante de las medidas antisociales que se desea se acepten (v.g. violencia urbana: militarización, crisis económica: desempleo).
  3. Gradualidad: para que una medida antisocial sea aceptada basta con que se implemente poco a poco (v.g. neoliberalismo,gasolinazos).
  4. Diferir: para que una medida impopular se acepte fácilmente sólo hay que mandarla al futuro mientras que no afecte al presente, aunque finalmente se aceptará con resignación (v.g. privatización de Pemex).
  5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad: la mayoría de la publicidad dirigida a la gran masa utiliza discurso, argumento y entonación infantil para inhibir la actitud reflexiva y crítica (v.g. políticos falaces).
  6. Utilizar el aspecto emocional más que el reflexivo: esto impide el análisis racional al injertar ideas, miedos, temores y compulsiones en el inconsciente e inducir comportamientos (v.g. sucesos y acciones de los “famosos”).
  7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad (v.g. medidas educativas SNTE y SEP).
  8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad: hacer creer al público que es moda ser vulgar, inculto y estúpido (v.g. el Canal de las Estrellas).
  9. Reforzar la autoculpabilidad: hacer creer al individuo que sólo él es responsable de su propia desgracia por su debilidad y errores, provocando depresión, culpa e incapacidad para actuar y rebelarse (v.g. Laura en América).
  10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos se conocen: las élites dominantes por medio de los avances de la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, han logrado disfrutar de un conocimiento mucho mayor del individuo común para obtener, en la mayoría de los casos, gran poder y control sobre ellos.

Manufacturing Consent: The Political Economy of the Mass Media – Manufactura del consenso

“En un estado totalitario no importa lo que la gente piensa, puesto que el gobierno puede controlarla por la fuerza empleando porras. Pero cuando no se puede controlar a la gente por la fuerza, uno tiene que controlar lo que la gente piensa, y el medio típico para hacerlo es mediante la propaganda (manufactura del consenso, creación de ilusiones necesarias), marginalizando al público en general o reduciéndolo a alguna forma de apatía”.

.

— Loli Lopesino

 

Anuncios

7 Respuestas a “La Opinión Pública – Walter Lippmann

  1. Pingback: Bitacoras.com·

  2. Pingback: Premio blogger Award Reconocimiento | Junior·

  3. Loli…. excelente post… hay “demasiados” ejemplos de desviación de atención en la opinión pública hoy en día… en el caso de Argentina, esto toma dimensiones alevosas… muchos medios (la mayoría) son oficialistas y pareciera que uno pudiera leer en forma un poco más sutil las anexiones respectivas… Las noticias que perjudican al gobierno son solapadamente tapadas con causas y críticas a los Kirchner. Gracias por compartir, amiga. Un abrazo. Aquileana 😀

    Le gusta a 2 personas

    • ¡Querida Aquileana!

      Es tremendo, de veras… Leo y no doy crédito [a lo que incluso, en tan corto período de tiempo], se está llevando a cabo en Argentina.

      Es muy difícil, cada día más, encontrar información veraz, fuera de cualquier sustancia tóxica que envenena, — cuerpo y alma, muy de acuerdo contigo, querida amiga.

      Desde aquí, te mando un abrazo inmenso, grande como tú, y fuerza… ¡Gracias a ti, cariño!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s