Ínfima y modesta reflexión.

GoyagrabadoCaprichos

.

Es precisamente en ese instante…

En el que sentado en medio a la nada, mirando tus manos vacías

Todas las dudas del mundo te asaltan

Centenares, millones de dudas al unísono

¿Quién eres ahora que nada tienes?

En éste instante, en que perdiste toda índole, incluso la certeza de… ¿quién eras?

Hacía donde dirigirte ahora, donde todo tu alrededor es… ¿desierto?

Ahora estás solo,  no hay nadie, ninguno para ¿poder ayudarte, aconsejarte?

¿Cómo retomar tu presente, construir un futuro habiendo perdido el pasado?

Te levantarás, y te equivocarás mil veces más antes de encontrar tu camino

Perderás amor, amistad, la dignidad, sangre…

Tiempo perdido. ¡Incluso el camino!

Gritarás tu enojo a millones de personas, pero sobre todo a ti misma

Te sentirás humillado, asqueado hasta de tu propio Dios;

Al final destruido, exhausto, volverás a tu punto de partida

Sentada en medio a la nada, sin poder desviar la mirada de tus manos vacías

No volverás a tener valor, coraje, ni siquiera mover un solo dedo por pavor a equivocarte de nuevo

Pasarán años antes de entender, comprender, aceptar que la vida no es la misma para todas, “otros” entenderán, —que ya no hay vida

Pasarán años antes de saber que es inútil preguntarse… ¿Por qué a mí? Nadie perderá tiempo para explicarte, pasarán muchos más antes de sentir que la vida puede ser peor

Mucho más dura que cualquier film de terror, dramático… Porque “ella” es real

Cuando entenderás y aceptarás que esto es vida, entonces, podrás recomenzar enfadada como nunca antes jamás lo habías estado

“Menos víctima. Más verdugo”.

¿Es justo? ¿Erróneo? —Ya no lo sabes… ¡Ni te importa!

Fuíste víctima por tiempo indefinido, infinito… ninguneada, nadie se preguntaba o te preguntó: si era erróneo o justo

Reconocen que cada verdugo a priori fue víctima

Sí, es posible y, no obstante se sepa, no aseguran: ¡el sueño de la razón genera monstruos!

.
.
.
Imagen: El grabado “El sueño de la razón produce monstruos” pertenece e inaugura (aunque finalmente tendrá el número 43) la serie “Caprichos” del pintor Francisco de Goya. Fue realizado en 1799.
.
.
— Loli Lopesino.
Anuncios

Una respuesta a “Ínfima y modesta reflexión.

  1. Pingback: Bitacoras.com·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s