Jóvenes bellas vírgenes

(Badra Mamet/Reuters)

(Badra Mamet/Reuters)

16.11.2014 – Marzo de 2011. Lo que al principio comenzó como una manifestación contra el Gobierno derivaría pronto en una guerra civil que duraría hasta nuestros días. Sin embargo, el mantenimiento y desarrollo del conflicto no dependía de actores locales, sino regionales e internacionales cuyos intereses coincidían, y coinciden, en continuar la guerra para debilitar a un país que se presenta como el actor de mayor influencia regional que rechaza toda negociación de paz con Israel.

La necesidad de ayuda humanitaria en Siria ha crecido exponencialmente en los últimos meses. Los líderes europeos deberían proteger a las personas que huyen del país. De los millones de refugiados, la mayoría son mujeres y niños. El número no para de crecer. Europe, act now and help syrias refugees!

Pero, dentro de la realidad de la guerra, se esconde otra igual de temible: la venta de niñas a jeques por parte de sus padres. La miseria y la necesidad de dinero les lleva a tal terrible situación. Muchas esposas, al cabo de los meses, son abandonadas y repudiadas, con la mala reputación que tienen en esa cultura las mujeres divorciadas. Según la ONU, más del 51% de mujeres sirias refugiadas se casa antes de la edad legal. En el país, el matrimonio precoz es una práctica común y, para las autoridades religiosas, basta con firmar un certificado, un apretón de manos y realizar una lectura de la Fatiha (primera sura del Corán).

Los campamentos de refugiados sirios han alcanzado tales dimensiones que se puede hablar de auténticas ciudades en cuanto a extensión, pero lo sorprendente es la cantidad de coches procedentes de países del golfo- Arabia Saudí en cabeza- con hombres en busca de mujeres… a ser posible jóvenes, bellas y vírgenes. Un mercado donde se las despoja de su anterior vida. Un mercado donde se las despoja de ser, en definitiva, niñas.

.

Fuente: Andrea Mateos

Anuncios

6 Respuestas a “Jóvenes bellas vírgenes

  1. Pingback: Bitacoras.com·

  2. Que terrible la vida de estas niñas, condenadas inocentemente a una vida de abuso infantil por tradiciones que no respetan los derechos fundamentales de un ser humano. No es justo que a una mujer se le trate como si fuese un simple objeto, que una vez usado, puede su valor. No es justo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s