¿Seguir solo a la Razón?

A veces, se debería, podría evitar hacer -daño-aunque quizás siempre con contradicciones, ya que el instinto…

a la razón no sigue ni acompaña.No haciendo caso, su protesta es rotunda,
llevándonos a un camino de insatisfacción, probablemente.

Otras veces, sin embargo, advertimos sentimientos profundos, intensos e incluso engañosos;

viajar acompañado de ella, es casi siempre como estar en un mar tranquilo, transparente.

Reflejarte en ella, te ofrece y da seguridad, invita a la calma, aunque al final pueda -quemar-

anhelando, necesitar más.En ocasiones el instinto recuerda al mar en clemencia, da miedo, sube, baja…

… entre altas olas, remolinos profundos, recónditos,

donde al igual coexisten salpicaduras y hendiduras.

En cualquier caso, pienso sea una de las cosas más bellas que nos puede suceder

navegar en/con los sentimientos,
no obstante desilusiones, la rabia y la tristeza que a veces, (o) infinitas veces nos provocan.

La recompensa si es que se da, ¿vale la pena? El hecho es, sería quizás,

poder “sentirnos un pelín más vivas” sin observar dentro a ese baúl, lleno de sorpresas.
.
Loli Lopesino

 

Anuncios

6 Respuestas a “¿Seguir solo a la Razón?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s