«Saqueadores de entusiasmo».

saqueadoresdeentusiasmo

Parece inverosímil el hecho de que ese gris que enmascara, tiñe los elementos, acabe por entrar en el ánimo de los seres humanos hasta transformarlo por completo. Lo transforma después de una lenta y larga agonía; mutando en tristeza, como si de una metamorfosis se tratara.
 
Día a día, se podría ‘casi’ constatar (…) como el viento gélido al penetrar en los diferentes cuerpos empaña cruelmente el entusiasmo. La húmeda niebla ofuscar el -ya- rígido perfil envuelto de infinitas incertidumbres —ahora— empapado.
A veces, una gran mayoría de veces, los altos cauces y desbordamientos nos traen, devuelven a casa las huellas que el adán barro ha dejado bajo nuestras suelas en nuestro penado recorrido de lucha cotidiana.
Nunca ha sido fácil la denominada tarea de vivir —que ya ni sobrevivir— aunque hoy a todo ello además, se suma la incesante ráfaga de los helados vientos del Norte.
¿Hasta cuándo el cauce seguirá resistiendo a pesar de los innumerables refuerzos acometidos sobre él? ¿Cuánto aún deberán subir las aguas?
¿Por cuánto tiempo aún seremos capaces de seguir justificando éste tipo de cauce, ésta tempestad grotesca y malvada? ¿Cuánto más bajo aún debemos caer?
 
Para todas aquellas personas que se encuentran distraídas, embelesadas por el adulterado rocío de la mañana y cotidiana tarea personal e intransferible de nulo alboroto y albedrío… sería casi inútil desvelar paralelismos. Pero, ésto es lo que sucede en la vida «civilizada» de una enorme población; de grupos sociales que habitan nuestro mundo actual.
 
¿Dónde pretendemos llegar, ser capaces en el sostenimiento de la codicia de algunos/muchos a/o sumergir más y más a otros tantos y tantos? Su entusiasmo.
 
saqueadoresdeentusiasmo¿Existiría un objetivo más noble, más alto para la humanidad que el de ser felices? Seguramente sí, muchos, aunque este debería ser sin lugar a dudas uno de los prioritarios.
Y por favor, se entienda que por felicidad no contemplo la adquisición del último modelo de coche, ni el viaje de ‘placer’ donde «te colocan un gratis» sobre el pulso de tu muñeca, tampoco esa tecnología que te hace drogodependiente de tu más absoluta soledad (…) Felicidad es sonreír, contemplar la sonrisa en una tez curtida por el paso del tiempo al pasar por su lado, sentirse ser atendido, escuchar, caminar entre/con la diversidad de los seres humanos admirando, dirigir la palabra a tu símil sin miedo, despertar con la alegría y certeza de que un nuevo día será vivido, compartir la Luna, el Sol, desechar la tempestad de nuestro ánimo ‘espíritu’ y permitir al Aire puro inundarnos de todo ello.
.

Para terminar, lanzo una pregunta, sí, — a esos que no me escuchan y que son «patrimonio» de todas, a aquellas que insensibilizando a seres humanos les aumenta su omnipotencia; a Ustedes, Miserables Saqueadores de Entusiasmo que os regocijáis, os sentís potentes revolcándoos en vuestra privilegiada situación indigna,

¿Os sentís, habéis logrado ser felices?

 

«SOMBRÍO»
.
De viento y lluvia
De espesa niebla
De realidad como espejo reflejada
Y que mi alma atrapa
Del sentir sombrío de la vida
De cuyo grosor es invadida cada de mis capas.

.

—Loli Lopesino.

Anuncios

3 Respuestas a “«Saqueadores de entusiasmo».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s