Carta del hijo de un: «Currito».

currito

La primera vez que lo vi así… altorubio, guapo, su olor era inconfundible… aceite, humo, máquinas.
Años y años viéndole levantarse al alba, caminar… en bicicleta, desaparecer entre la niebla de la ciudad, con la única dirección de la fábrica.
.
Le he visto llegar corriendo a la hora de la comida, comer rápido para poder recostar su cabeza en la mesa, en la silla, unos minutos, unos segundos… para enseguida, salir hacia su “destino”.
.
Le he visto demolido llegar al sábado, después de haber estado toda la semana tirado en la calle arreglando las tripas de su enemigo; he visto lagrimear sangre de sus ojos, gracias al aceite de los coches mezclado con el gélido viento del invierno en la calle.
.
Le he visto llorar, por pasar un poco de tiempo con su familia, en la tranquilidad que da el tener un puesto de trabajo, sobre todo, para poder “comer”.
.
Le he visto sufrir, cuando al quererle trasladar, le pedían más horas sin fin, cuando para desempeñar su mismo trabajo le añadían revolucionarias maquinarias y que nadie tenía tiempo de enseñarle… a un “currito más”.
.
Le he visto humillado cuando le ofrecieron “cuatro cuartos” por cada hora más de trabajo.
.
Le he visto devastado, cuando le han dicho: eres demasiado mayor para nuestras exigencias. Le he visto encorvado, comido por el humo de la fábrica, los coches, por la Inseguridad Laboral, por falta de Protección.
.
Le he visto morir a 65 años, a 70, 80… da igual, le he visto morir habiendo trabajado durante muchos años sin rechistar, pero feliz; porque a pesar de todo ello,
fue capaz de ser ‘alguien’ en su tan amada sociedad llamada “Familia”
y sonreír por fin,
por unos “dignos” Derechos Laborales conseguidos,
en los que confiaba, por los que había luchado, 
sacrificando su vida durante más de cuarenta años.
.
Los Derechos del «Currito» hoy, siempre más mermados, destruidos.
.
— Loli Lopesino.
INMEMORIAM
.
aa-
Imágenes Web
Anuncios

Una respuesta a “Carta del hijo de un: «Currito».

  1. Qué bonita. Refleja la cruda realidad de cualquiera de nuestros padres. Y cómo la desidia de sus hijos hace que todo por lo que se esforzaron no sirva para nada.

    Principalmente porque ahora la gente solo sale a la calle si gana la selección española de fútbol.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s