Se llamaba: KONG NYONG

Nada que ya no se conozca, lo sé, tan solo un menor (…) 

Kong Niong era el nombre del niño [y no niña, como se afirmó durante mucho tiempo] que el fotógrafo sudafricano Kevin Carter fotografió en su viaje a la aldea sudanesa de Ayod en 1993, con el fin de denunciar la guerra y la hambruna que sufría aquel país.
Kevin Carter se suicidó el 27 de Julio de 1994. Se dijeron muchas cosas, de él se afirmó incluso que la verdadera razón de su suicidio había sido precisamente la toma de esa fotografía. Como ya sabréis o habréis podido escuchar –quienes hayáis visto el vídeo- no fue así, o al menos hoy, existen como mínimo, otra/s opinión/es.
kevin-carter
Fotografía: Kevin Carter (1993, Sudán)
“Observando la foto en alta resolución, se puede leer escrito [en la pulsera que portaba el niño Kong Nyong y facilitada por la ONU] en rotulador azul el código “T3”; Florence Mourin –coordinadora de los trabajos en el dispensario-:
“Se usaban dos letras: ‘T’ para la malnutrición severa y ‘S’ para los que necesitaban alimentación suplementaria” (…) 
En este link podéis encontrar el art. completo del equipo de investigación del diario El Mundo, incluido el vídeo del inicio y del cual forma parte”.
 
De Kevin Carter se criticó el que no acudiese a la niñ(a), salvado de la bestia, se le pintó como el más cruel de los humanos ante la ya magnificada muerte cruel, de él se escribió:
“El hombre que ha ajustado su lente para captar esa foto es otro predador, otro buitre en la escena”.
Un silencio brutal y una profunda vergüenza es lo que la fotografía de Kevin Carter debería haber germinado en el mundo, pero no ocurrió así. Moralistas progres, gañanes de opinión, reaccionarios bien/pensantes, laicos y no (…) todos ellos evangelizadores de la Verdad Absoluta y Salvadores de la Humanidad.
Pero nadie escribió, pensó, que quizás Kevin Carter lo que jamás imaginaría -yo me atrevo a afirmar que ni pensaría y mucho menos desearía- es que 20, repito, 20 años después de su ‘denuncia’ la hambruna siguiera formando parte del Sudán.
Que más del 80% de las personas que viven en una zona de conflicto en la región sur del Sudán sólo comen una vez al día (… Link). Que NIÑOS como Kong Nyong siguen siendo acorralados, perseguidos, acechados por el hambre, la sed, las enfermedades curables; y por buitres, no solo como el de la foto, no, por esa clase de BUITRE llamada SER HUMANO. Aunque, y a pesar de que Kevin… ya no esté para fotografiarlo, seguir sacudiendo (…) ¡conciencias!
kevincarter

Kevin Carter, Sudáfrica

 

“Estoy deprimido, sin teléfono, sin dinero… atrapado por imágenes de asesinatos y cadáveres, furia y dolor, niños heridos o muriéndose de hambre, hombres que aprietan el gatillo con alegría, policías y ejecutores… Voy a reunirme con Ken, si tengo suerte”.
 
-Kevin Carter-
 
–Loli Lopesino.
[Entrada publicada originariamente en el blog “Comienzode0” el 20Dic2012]
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s