06 Mar 2010 ¿Dónde está el final, existe al menos el principio del final?

tunel

Empiezo a pensar, que ni siquiera ¡existe! Entré en el hace unos pocos meses, en una fracción, décimas de segundos. No hubiera podido jamás imaginar lo que estaba pasando, lo que estaba escuchando, lo que estaba viviendo, fue un dolor terrible, que llegó… sin esperar, sin saber, sin vivir. 
Con el palmo de mi mano le cogí su cara, levantándola… le miré a los ojos, y él bajo su mirada, le pedí que me lo repitiera fijando sus ojos en los míos, y fue entonces cuando sus palabras, las que había pronunciado hacía apenas unos segundos cambiaron, de sus labios salieron palabras diferentes, o al menos no con el mismo significado… “Si miro esos ojos no puedo… esos ojos maravillosos”.
Pero, casi de inmediato volvió a ratificarse, no con las mismas palabras. Volví a escucharlo, sentí morir, creía que estaba viviendo una terrible pesadilla, de la cual despertaría gritando, empapada en sudor, pero aliviada del dolor, de aquel sufrimiento (como algunas veces me ocurre), había vivido muy pocas veces esa pesadilla como lo que eran… “pesadillas” pero ahora sin saber, sin esperar, sin vivir…
Pidió tiempo, “porque según sus sentimientos en ese momento”, y desde el mismo instante en que sus palabras ya no formaban parte solo y exclusivamente de sus pensamientos, ahora que habían tomado, adquirido forma, “eran diferentes”.
 
 Y se lo dí, duro poco muy poco, —porque esas palabras,y sin saber, sin esperar sin vivir,
“se convirtieron en hechos”.
Cuando nadie puede verme en mi túnel sí… lo llamo MI, porque no vivo sino dentro de él, me está sofocando pero vivo en él, me está apagando pero vivo en él, me estoy marchando pero vivo en él… 
Cuando nadie puede verme, extraigo de lo más íntimo y profundo de mi ser, mis emociones… son transparentes, limpias, tienen sabor a sal, enrojecen mi alma… es gracias a ellas que mi respiración se acentúa, puedo escuchar mi corazón correr, galopar a la velocidad que solo el tiempo es capaz: mi mente intenta sobre todo “no pensar”, pero… ella no “manda”.
Es entonces cuando quiero y necesito aferrarme con todas mis fuerzas a algo que me pueda ayudar, amparar, proteger; miro a mi alrededor y “le veo”… está ahí, siempre está ahí, no puedo ver más allá “de él”… no puedo moverme, me paraliza, me ata a su profundidad más remota… y me pregunto:

 ¿Dónde está el final, existe al menos el principio del final?

… … …
 
 
Coged las rosas mientras podáis
veloz el tiempo vuela.
La misma flor que hoy admiráis,
mañana estará muerta.
.
Robert Herrick (1591-1674)
… … …
-Loli Lopesino.
Anuncios

Una respuesta a “06 Mar 2010 ¿Dónde está el final, existe al menos el principio del final?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s